nutracenter.org

Últimos artículos

             
             
             
             
    	 

Mejor alimentación, más salud

Con el correr de los años se han producido importantes cambios en los patrones alimentarios de la sociedad mundial:

Por un lado las mujeres ya no cuentan con la cantidad de tiempo que tenían nuestras abuelas para dedicarle a la cocina, por otro la disponibilidad de alimentos naturales y calidad es cada vez menor.

Algunas de las causas que han generado mayor empobrecimiento en la calidad de los alimentos fueron:

  • La refinación de los Cereales y el azúcar, lo que implicó la eliminación de la fibra y la pérdida de nutrientes vitales (vitaminas, minerales, enzimas)
  • La modificación genética de algunos granos (soja, maíz)
  • El agregado de productos químicos como blanqueadores, mejoradores, conservantes, etc.

La disponibilidad de alimentos refinados que actualmente consumimos la mayoría de nosotros es muy amplia: sal de mesa, azúcar blanca, harina blanca, arroz blanco, aceites comestibles, sumado a los agregados sintéticos como los edulcorantes no calóricos, los conservantes, demás aditivos químicos. Estos cambios en la alimentación provocaron la aparición de un sin número de patologías que la sociedad moderna debe afrontar y que antes eran prácticamente inexistentes, como es el caso de: diabetes, obesidad, cardiopatías, hipertensión, síndrome metabólico, etc.

La propuesta entonces es volver recuperar la salud y el equilibrio en nuestra vida cotidiana. Esto se logra  mediante la práctica diaria de ejercicio físico y el cumplimiento de algunas pautas alimentarias muy importantes:

  • Aumentar el consumo de vegetales y frutas frescas de diferentes colores, lo ideal son 5 porciones al día.
  • Consumir cereales integrales: avena en grano, arroz integral y Yamaní, mijo pelado, cebada, etc. La tierra nos provee una gran variedad de cereales muy nutritivos y llenos de energía vital.
  • Incorporar legumbres a la mesa diaria: lentejas, garbanzos, porotos Aduki, soja. Son una fuente importantísima de fibra y proteínas. Debemos incorporarlas 3 o 4 veces por semana en pequeñas cantidades.
  • Evitar el consumo de alimentos listos para consumir o envasados (conservas, latas, preparaciones congeladas) ya que contienen una gran cantidad de aditivos químicos y por los procesos de industrialización, pierden la mayoría de sus nutrientes.
  • Limitar el consumo de carnes: hasta 2 veces por semana en pequeñas cantidades. Evitar los fiambres.
  • Beber hasta 2 litros de agua diariamente. Evitando el consumo de bebidas artificiales: aguas saborizadas, jugos en polvo, etc.

Lic. M. Florencia Sabignoso
mfsabignoso@hotmail.com

NutraCenter®
Biblioteca de Ciencia, Técnica y Nutrición
Hydro-Grow® Laboratorios
Artículo Nº 18, 2009.