nutracenter.org

Últimos artículos

             
             
             
             
    	 

Tan solo dos tazas de café podrían revertir el Alzheimer

Un nuevo estudio sugiere que beber dos tazas de café fuerte (concentrado o expreso) al día podría disminuir considerablemente el riego de contraer la enfermedad de Alzheimer (EA), y en algunos caso puede incluso revertir algunos de sus síntomas.

Los investigadores han descubierto evidencias de que la cafeína no sólo ayuda a evitar la demencia, sino que también puede tratarla. Aunque los hallazgos proceden de animales de investigación, los científicos sostienen que son algunas de las experiencias más prometedoras referidas a este tema que jamás se han realizado.

Beber dos tazas de café fuerte al día podría mantener la enfermedad de Alzheimer a raya, según una nueva investigación. El Dr. Gary Arendash, que dirigió el estudio en la Universidad del Sur de la Florida, comentó: "Los nuevos resultados demuestran que la cafeína podría ser una solución viable para el tratamiento de la enfermedad de Alzheimer ya establecida en los pacientes, y no simplemente una estrategia de protección. Esto es de real importancia, ya que la cafeína es una droga segura para la mayoría de la gente, fácilmente entra en el cerebro, y al parecer incide directamente en el proceso de enfermedad."

Porque se produce el Alzheimer

En la actualidad los científicos no están seguros de cuáles son las causas específicas por la que se produce la enfermedad de Alzheimer, cuya penosa condición degenerativa que afecta a 700.000 personas solo en Gran Bretaña. La enfermedad de Alzheimer es uno de los problemas sociosanitarios más importantes actualmente. Esta patología está vinculada a los grupos adherentes de una proteína anormal llamada beta-amiloide que forma placas en el cerebro destruyendo las células nerviosas, por lo que se considera la toxicidad del péptido beta-amiloide la clave de su patogenia (forma en que se desarrolla la enfermedad).

Por otro lado, se ha comprobado que los niveles altos de beta-amiloide se asocian con unos niveles bajos de acetilcolina, que es un importante neurotransmisor, o mensajero químico que transmite las señales entre las neuronas cerebrales. La acetilcolina forma parte del sistema colinérgico, fundamental para la memoria y el aprendizaje, factores que son progresivamente destruidos en los pacientes con la enfermedad de Alzheimer.

Algunos factores relacionados

  • Oxidación celular (Radicales libres): Parece que los procesos de oxidación y respuesta inflamatoria podrían dar la clave de por qué la beta-amiloide resulta tóxica para las células nerviosas. La degradación de la beta-amiloide libera radicales libres, que se unen a otras moléculas mediante el proceso conocido como oxidación. Uno de los efectos biológicos de la oxidación es la respuesta inflamatoria que repercute negativamente en la enfermedad.
  • Campos electromagnéticos: Algunos estudios parecen mostrar que las personas expuestas a campos electromagnéticos intensos tendrían una alta incidencia de la enfermedad de Alzheimer. Es controvertido el mecanismo por el que se produciría este efecto, para algunos autores sería a través de cambios en la concentración de calcio dentro de las células, mientras que para otros sería a través de un incremento directo de la producción de beta-amiloide.
  • Malnutrición infantil: Según un estudio, una nutrición deficiente en la infancia puede hacer al cerebro más susceptible al deterioro mental en edades avanzadas, incluyendo la enfermedad de Alzheimer.
  • Vitaminas B: Parece que la deficiencia de B12 y ácido fólico, relacionadas con la protección del tejido nervioso, podría tener algún papel en la producción de enfermedad de Alzheimer.

 

El café podría significar una promesa para su tratamiento

Estudios anteriores han demostrado que las personas que beben café tienen menos probabilidades de desarrollar la enfermedad de Alzheimer. El equipo de Dr. Arendash realizó su estudió con 55 ratones genéticamente modificados para desarrollar los síntomas de la enfermedad a medida que envejecen. En el momento en que los ratones tenían de 18 a 19 meses de edad (el equivalente en humanos a 70 años), se muestra la confusión y problemas de memoria asociados con la enfermedad de Alzheimer. A la mitad de los ratones se les dio de beber agua potable con cafeína, mientras que el resto se les proporcionó agua potable común.

En relación a los seres humanos, una dosis equivalente a su peso de cafeína, sería consumir cinco tazas de café normal al día. La misma cantidad de cafeína también puede encontrarse en dos tazas de fuerte (o expreso), 14 tazas de té o 20 de bebidas cola (esta última ración no recomendada).

Después de dos meses, los ratones que consumieron cafeína resultaron mucho mejores en las pruebas de memoria (dos veces más nítida) y habilidades de pensamiento, que los animales a los cuales se les suministró agua común. Los investigadores también encontraron que los ratones que habían consumido cafeína tenían niveles menores de beta-amiloide en la sangre y en el cerebro. Aproximadamente la mitad de la concentración de proteína anormal desapareció después de dos semanas, cuando los animales consumieron cafeína. Referido a estos resultados, el informe de la revista Journal of Alzheimer's Disease, publicó:
El Dr. Huntington Potter, del centro de investigación de Tampa de enfermedad de Alzheimer, donde  realizó los estudios, dijo: “Estas son algunos de los experimentos en ratones más prometedores sobre la enfermedad de Alzheimer"

Los investigadores planean ahora poner a prueba los efectos de la cafeína en las personas con demencia.

El conocimiento es clave para la recuperación

Una gran parte de la población tiene poca comprensión de que las enfermedades del cerebro podrían poner fin a sus vidas. La mitad cree que existe una cura para la demencia y la tercera parte lo ven como una parte inevitable del envejecimiento. Siete de cada diez personas piensan que la historia familiar aumenta el riesgo de la enfermedad (factores hereditarios), cuando sólo afecta en unos pocos casos. Uno de cada cuatro personas, según la encuesta de la Sociedad de Alzheimer (Alzheimer's Society), piensa que no se puede hacer nada para reducir el riesgo de demencia, otro supuesto incorrecto.

 

Referencias bibliográficas:

  • Derbyshire D. How two strong coffees a day can 'reverse' Alzheimer's. July 6; 2009. www.dailymail.co.uk
  • Badia Picazo M.C. Estudio de toxicidad del péptido beta-amiloide en linfocitos humanos. Revista española de geriatría y gerontología. 2006, 41(3):178-182.
  • Menéndez S, Padrón Pérez N, Llibre Rodríguez J. Péptido beta amiloide, proteína Tau y enfermedad de Alzheimer. Rev Cubana Invest Biomed 2002:21(4):253-61.
  • Frackowiak J, Mazur-Kolecka B, Kaczmarski W, Dickson D. Deposition of Alzheimer's vascular amyloid-beta is associated with decreased expression of brain L-3-hydroxyacyl-coenzyme A dehydrogenase (ERAB). Brain Res. 2001 Jul 13;907(1-2):44-53.
  • Lippa CF, Schmidt ML, Nee LE, Bird T, Nochlin D, Hulette C, Mori H, Lee VM, Trojanowski JQ. AMY plaques in familial AD: comparison with sporadic Alzheimer's disease. Neurology. 2000 Jan 11;54(1):100-4.
  • Kontush A, Mann U, Arlt S, Ujeyl A, Luhrs C, Muller-Thomsen T, Beisiegel U. Influence of vitamin E and C supplementation on lipoprotein oxidation inpatients with Alzheimer's disease.Free Radic Biol Med. 2001 Aug 1;31(3):345-54.
  • Bush AI, Goldstein LE. Specific metal-catalysed protein oxidation reactions in chronic degenerative disorders of ageing: focus on Alzheimer's disease and age-related cataracts. Novartis Found Symp. 2001;235:26-38; discussion 38-43. Review.
  • Schippling S, Kontush A, Arlt S, Buhmann C, Sturenburg HJ, Mann U, Muller-Thomsen T, Beisiegel U. Increased lipoprotein oxidation in Alzheimer's disease. Free Radic Biol Med. 2000 Feb 1;28(3):351-60.
  • Graves AB, Rosner D, Echeverria D, Yost M, Larson EB. Occupational exposure to electromagnetic fields and Alzheimer disease. Alzheimer Dis Assoc Disord. 1999 Jul-Sep;13(3):165-70.
  • Sobel E, Davanipour Z. Electromagnetic field exposure may cause increased production of amyloid beta and eventually lead to Alzheimer's disease. Neurology. 1996 Dec;47(6):1594-600.
  • Sobel E, Dunn M, Davanipour Z, Qian Z, Chui HC. Elevated risk of Alzheimer's disease among workers with likely electromagnetic field exposure. Neurology. 1996 Dec;47(6):1477-81.
  • Ito T, Yamadera H, Ito R, Suzuki H, Asayama K, Endo S. Effects of vitamin B12 on bright light on cognitive and sleep-wake rhythm in Alzheimer-type dementia. Psychiatry Clin Neurosci. 2001 Jun;55(3):281-2.
  • Wang HX, Wahlin A, Basun H, Fastbom J, Winblad B, Fratiglioni L. Vitamin B(12) and folate in relation to the development of Alzheimer's disease. Neurology. 2001 May 8;56(9):1188-94.
  • McCaddon A, Hudson P, Abrahamsson L, Olofsson H, Regland B. Analogues, ageing and aberrant assimilation of vitamin B12 in Alzheimer's disease. Dement Geriatr Cogn Disord. 2001 Mar-Apr;12(2):133-7.
  • Meins W, Muller-Thomsen T, Meier-Baumgartner HP. Subnormal serum vitamin B12 and behavioural and psychological symptoms inAlzheimer's disease. Int J Geriatr Psychiatry. 2000 May;15(5):415-8.
  • McCaddon A, Davies G, Hudson P. Nutritionally independent B12 deficiency and Alzheimer disease. Arch Neurol. 2000 Apr;57(4):607-8.
  • Snowdon DA, Tully CL, Smith CD, Riley KP, Markesbery WR. Serum folate and the severity of atrophy of the neocortex in Alzheimer disease: findings from the Nun study. Am J Clin Nutr. 2000 Apr;71(4):993-8.

 

Nota del editor
NutraCenter® - Biblioteca de Ciencia, Técnica y Nutrición
Hydro-Grow® Laboratorios
Artículo N° 17, 2009.